jueves, 12 de noviembre de 2009

RESPIRA PROFUNDO


Quien no ha sucumbido frente a la avalancha visual de Akira, quien ha podido sacar la moto roja de Kaneda y el brazo Frik de Tetsuo de su cabeza o la banda del payaso, los viejos niños, la marca de luz que dejan las motos al moverse por mencionar lo primero que se viene a la cabeza… pues bien, entre todos aquellos recuerdos hay uno que marco mi juventud, tal vez mucho mas que todo lo que hace mega memorable al comic: sus edificios. Aun más, sus edificios torcidos, señal irrefutable del caos, del poder de Akira y la cabeza de Tetsuo. Esos pilares dañados, fracturados, retorcidos han sido el mejor cimiento que un joven dibujante pueda tener.
Acá un muy humilde homenaje en el paisaje de esta semana. Señor Otomo, muchas gracias otra vez. Saludos a todos, nos vemos pronto.

5 comentarios:

Henry Díaz dijo...

el señor Otomo con Akira no solo nos marco hizo una señal en cada uno de los que fuimos movidos por esta pelicula para hacer monos

Juan O. dijo...

cuando tenia como 7 u ocho años dieron Akira en chilevisión... Aún recuerdo el miedo que causó en mi la escena del hospital.

Hoy vuelvo a verla y despierta cierta nostalgia, es rico que esta nazca con esta masterpiece.

saludos!

Matteo dijo...

He would love so much this gift, u know...
Absolutely brilliant.

Saludos, man!

GhettoFab dijo...

u have too much talent for one person....

Nelson Dániel dijo...

Henry: Absolutamente!
Juan O: Yo la vi como dos veces por el mismo canal.
Matteo: I appreciate yours words dude!
GhettoFab: and you too!